foto facebook del mismo alcalde Noticias

El Alcalde Campos en caída libre: Consulta ciudadana un fiasco



  • Una tremenda derrota política sufrió el Alcalde Iván Campos, tras conocerse los resultados de la primera consulta ciudadana sobre el plan de estacionamientos, realizada ayer en la Comuna. Y porque hablamos de una derrota política, porque al analizar el “proceso” y sus resultados queda en evidencia, la pésima forma de hacer las cosas que tiene la actual administración municipal y el rechazo que poco a poco va generando la autoridad comunal. Revisemos cronológicamente los hechos que llevaron a esta debacle:

    1.- La famosa consulta ciudadana nació de una promesa electoral en instancias que Campos realizaba su campaña para Alcalde. El problema es que en ese momento, la hoy primera autoridad comunal no dimensionó lo que significaba realizar un ejercicio de esta magnitud. Además no era vinculante, lo que le hizo perder valor.

    2.- MENTIRA: Su promesa de campaña de no tener parquímetros en Melipilla, no fue tal, ya que el presentar una consulta para un PLAN DE ESTACIONAMIENTOS CONCESIONADOS, le mintió a los Melipillanos. Es curiosa la postura del Alcalde, ya que el contrato de parquímetros que acaba de terminar y que fue en extremo perjudicial para la comuna fue aprobado y defendido por Campos mientras era Concejal. No olvidemos que duró 20 años y entregó ganancias millonarias a los dueños de la empresa concesionaria, presentada en su momento por el ex Alcalde Fernando Pérez al Concejo,

    3.- NO FUERON CAPACES DE HACERLA: La actual administración municipal, que se denomina de excelencia, no tuvo la capacidad de hacer la famosa consulta y debió recurrir a la Municipalidad de Las Condes, encabezada por Joaquín Lavín para que se la proyectaran y ordenaran. Con esta decisión borró de un plumazo, su también slogan de campaña, Melipilla para los Melipillanos, ya que tuvieron que venir de Santiago a prepararla.

    4.- MALA ESTRATEGIA COMUNICACIONAL: Una pésima estrategia comunicacional para la ocasión que mezcló letreros y lienzos atiborrados de textos y que tenían como base una pregunta enredada que confundió a quienes los veían. A lo anterior, se sumaron avisos en radios de la comuna, débiles y con un mensaje poco convincente.

    5.-ERROR POLITICO DE CAMPOS: El error de Campos al abanderizarse con la opción SI, es “raro” (por decir lo menos); Que la primera autoridad comunal adoptara una postura pública ante una consulta denominada democrática, su postura debilitó el objetivo del proceso y lo mostró en una postura autoritaria y lejos de lo “cercano y amable” que dice ser. De hecho su frase en los medios de comunicación “NO TENGO PORQUE INFORMAR DE LA CONSULTA A LOS CONCEJALES PORQUE HACERLA ES MI FACULTAD”, desnudó su altanería ante un tema de importancia comunal.

    6.-SIN GARANTIAS DE SUS RESULTADOS: En el instante que no fue vinculante y el proceso sólo fiscalizado por sus organizadores, el resultado fue puesto en cuestionamiento por la comunidad que la consideró una actividad de menor orden.

    7.-CAMPAÑA DEL MIEDO: Cuando las aguas se veían revueltas y la victoria de la opción NO se hacía evidente, alguna inteligencia superior dentro de los organizadores optó por anunciar que parte de lo que recaudarían los parquímetros, iría a organizaciones sociales de la comuna, sin especificar a cual y lo peor, sin mencionar mecanismo, montos y plazos. Tampoco de transparentó el costo por estacionamiento, ni la duración del contrato con la empresa, menos cuanto iba a recibir la comuna por este concepto. Es decir, los melipillanos íbamos a entregar un cheque en blanco.

    7.- LA PEOR CONSULTA CIUDADANA EN LA HISTORIA DE MELIPILLA: El poder de convocatoria fue paupérrimo y hasta vergonzoso para algunos analistas. Llegaron a votar 2.081 personas de cerca de 80.000 que podían hacerlo. A modo de  ejemplo, el número convocado podrían haberse sentado cómodamente en una galería del estadio municipal Roberto Bravo y representaría, en rigor, a un tercio de su capacidad.  De este número, 300 estaban asegurados, ya que correspondían a los funcionarios municipales y profesores que debieron servir de vocales y que asistieron “invitados” por sus jefes y directores de colegios.  Sabe usted que si le creemos al Alcalde Campos que en la consulta se invirtieron 9 millones de pesos, cada voto le costó a los melipillanos $ 4.325 pesos.

    8.-CONSULTA SIN BASE ADMINISTRATIVA CONSISTENTE: si bien existió un decreto que regulaba la consulta ciudadana, no existe en su redacción nombres de los Ministros de Fe que debieron fiscalizar la transparencia del proceso, tampoco se establecieron apoderados de los locales de votación, ni otro responsable del proceso. Por lo tanto, los resultados quedaron al arbitrio de quienes contaron los votos, en muchos casos, funcionarios a honorarios, sin responsabilidad administrativa.  Basado en lo anterior ¿quién asegura que fueron 2.081 las personas que votaron? ¿Quién sabe si fueron más o quizás menos de los publicados? En conclusión, fue una consulta sin ninguna garantía, realizada “a la Chilena” y que marca la total decepción de la comunidad con el Alcalde Iván Campos que en 9 meses de gestión no ha mostrado nada consistente que merezca destacarse. (Crédito Fotografia: Facebook del propio Alcalde Campos)