La ‘mayoría’ de los afganos que trabajaron para los EE. UU. Y solicitaron visas probablemente se quedaron atrás, dice un funcionario del Departamento de Estado

El funcionario dijo que no tenían un recuento específico de los solicitantes de inmigrantes especiales afganos (SIV) y los miembros de la familia que no llegaron a los vuelos de evacuación, “pero yo diría que es la mayoría de ellos, solo con base en información anecdótica sobre las poblaciones. pudimos apoyar “.

En términos más generales, el funcionario describió un esfuerzo de evacuación que se enfrentó a numerosos desafíos, uno que dejó a los funcionarios estadounidenses que trabajaban en el terreno “obsesionados por las decisiones que teníamos que tomar y por las personas a las que no pudimos ayudar a partir en esta primera fase de la operacion.”

“No fue agradable. Fue muy desafiante”, dijo el alto funcionario, “e involucró algunas concesiones y elecciones realmente dolorosas para todos los involucrados”.

Había al menos 20.000 solicitantes de SIV en trámite antes de la retirada de Estados Unidos, y el Departamento de Estado no ha proporcionado un recuento específico de cuántas de las 123.000 personas evacuadas de Afganistán entran en esa categoría.

El funcionario del Departamento de Estado dijo a los periodistas que en las primeras etapas de la evacuación, EE. UU. Trató de priorizar el acceso para los solicitantes de SIV en etapa tardía y otras categorías, pero dijo que el esfuerzo no tuvo éxito porque “todas las credenciales que intentamos proporcionar electrónicamente se difundieron inmediatamente al piscina más amplia posible “.

“Simplemente no teníamos la gente ni el tiempo para poder tratar de filtrar a esa multitud de personas que exigían acceso”, dijo el funcionario.

“Cada día era un esfuerzo constante de improvisación para averiguar qué iba a funcionar ese día”, dijeron. “A medida que nos adentramos en el proceso, lamentablemente tuvimos que comenzar a priorizar a las personas con las que teníamos una obligación legal en primer lugar, y esos eran nuestros conciudadanos estadounidenses. Como teníamos espacio, espacio y capacidad para administrar otras poblaciones, traté mucho de hacer eso “.

‘Impredecible’

El funcionario habló de los difíciles puntos de acceso físico al aeropuerto, el flujo de amenazas de ISIS-K, las comunicaciones virales que llevaron a grandes franjas de afganos con identificación destinada a un grupo prioritario y la caracterización errónea por parte de grupos externos de las personas que estaban tratando. para llegar al aeropuerto.

También dijeron que los talibanes tenían criterios “” variables “para pasar a través de sus puestos de control al aeropuerto, criterios que a veces eran” inconsistentes con … las garantías que nos habían dado de que permitirían el paso de ciertas personas “.

“A pesar de nuestros mejores esfuerzos para encontrar un enfoque diario, a veces hora por hora, que permitiera el paso de los grupos, era impredecible si realmente podrían pasar”, dijo el dijo el funcionario a los periodistas el miércoles.

Aunque el general Frank McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos, describió a los talibanes como “muy pragmáticos y muy profesionales”, el alto funcionario del Departamento de Estado dijo que el pragmatismo “se centró en asegurar que pudiéramos partir en el horario que nuestro El presidente se había fijado y que no nos demoraríamos ni daríamos las razones por las que necesitábamos quedarnos más allá del 31 de agosto “.

Dijeron que la idea de que Estados Unidos entregó a los talibanes “una lista holística” de solicitantes de SIV y otros afganos vulnerables que buscan salir del país “es incorrecta”, pero que “en un par de ocasiones” proporcionaron manifiestos de autobuses para tratar de facilitar el paso de esos vehículos por los puestos de control de los talibanes.

“Esto fue para tratar de dar cierto grado de confianza en que los afganos que viajaban en esos autobuses eran, de hecho, afganos que eran empleados locales de nuestra misión diplomática u otras misiones diplomáticas aliadas, que eran titulares de pasaportes extranjeros, por lo que en algunos casos casos de personas con doble nacionalidad, en otros casos, ciudadanos nativos de esos países en particular, y en algunos otros casos que eran personas por las que teníamos un interés particular y queríamos facilitar la salida ”, explicaron.

“Cuando funcionó bien, y lo hizo durante un par de días, durante períodos, nos permitió pasar por esos puestos de control, miles de personas que nosotros y los aliados y socios de la OTAN estábamos buscando que se fueran”, dijeron.

Sin embargo, el funcionario reconoció que también hubo días en los que no funcionó bien.

“Tuvimos un par de casos en los que los autobuses eran una mezcla de ciudadanos extranjeros y empleados locales afganos de otras misiones, y los (talibanes) solo dejaban pasar a los extranjeros, y se daban la vuelta o retenían en ese lugar a los ciudadanos afganos que estaban en ese movimiento en particular “, dijeron. “En algunos de esos casos, pudimos persuadirlos con éxito para que luego, en los días siguientes, permitieran que ese grupo siguiera adelante”.

El funcionario del Departamento de Estado habló de la angustia que sintieron muchos de los que trabajaban en el terreno en el intento de tratar de salvar a la mayor cantidad de personas posible en los apresurados días finales de la presencia estadounidense en el terreno.

El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, dijo a los periodistas en el Pentágono el miércoles que siente “dolor e ira” por ver lo que ha sucedido en Afganistán “durante los últimos 20 años y durante los últimos 20 días”.

Además de los miles de afganos vulnerables que llegaron a los vuelos de evacuación, también hay un grupo de ciudadanos estadounidenses que no fueron evacuados antes de la retirada del lunes.

McKenzie dijo a los periodistas el lunes: “No sacamos a todos los que queríamos salir”.

El secretario de Estado Antony Blinken dijo el lunes que Estados Unidos estaba comprometido a sacar del país a estos estadounidenses, así como a los afganos vulnerables.

“Hemos trabajado intensamente para evacuar y reubicar a los afganos que trabajaron junto a nosotros, y que corren un riesgo especial de represalias. Hemos sacado a muchos, pero muchos todavía están allí. Seguiremos trabajando para ayudarlos. Nuestro compromiso con ellos ha sin fecha límite “, dijo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Somos Melipilla