La nueva constitución de Chile: redactando una nueva directriz para un país dividido y desigual

Hoy, Lanson, de 58 años, tiene una maestría y dos doctorados. Es uno de los 155 miembros de la nueva Asamblea Constituyente del país, que ha sido acusada de redactar un nuevo proyecto de ley de derechos.

Este domingo, la legislatura realizará su primera sesión oficial, poniendo en marcha un proceso que durará hasta un año y producirá un discurso que será aprobado por un nuevo referéndum. Esto no solo marca el final del legado de la dictadura de Chile, es históricamente significativo. Es una rara oportunidad para cualquier país de establecer nuevas pautas para el siglo XXI.

Se espera que la Asamblea Constituyente de Chile trate de limitar los privilegios de una élite que domina el poder político, que todavía actúa como una oligarquía. En el centro del debate constitucional está la posibilidad de remover parte de la autoridad reguladora del estado para el desarrollo de las actividades empresariales – el pueblo chileno cree que conducirá a nuevas políticas de bienestar social. La mayoría de los legisladores tienen como objetivo promover una mayor participación cívica y una mejor protección del medio ambiente en la nueva constitución.

Manifestantes y distritos electos marchan hacia el Congreso Nacional de Chile, donde se inaugurará la Asamblea Constituyente el 4 de julio de 2021 en Santiago.

Diversidad e igualdad de género sin precedentes

Desde su elección, la Asamblea Constituyente de Chile ha llamado la atención en toda América Latina por su diversidad política, étnica y cultural y la incertidumbre que la rodea. A los conservadores les preocupa que no se pueda crear un proyecto de ley de derechos equilibrado en un país donde las voces de quienes se sienten marginados se han vuelto más fuertes.

La estructura de la legislatura es sin duda un cambio de juego para la política en Chile, rechazando con vehemencia a la clase política establecida en Chile, que representa un equilibrio de 155 miembros: desde el regreso de las alianzas de centro izquierda y derecha que tomaron el poder en 1990. , ambas democracias han recibido un golpe drástico, ganando solo el 16% y el 24%, respectivamente. Los independientes y los recién llegados de partidos políticos y movimientos sociales de izquierda, por el contrario, recibieron el 60% de los votos.

“Hay mucha incertidumbre en torno a este proceso porque sois políticos no profesionales, algo inexpertos e impredecibles. Es difícil saber hasta qué punto están dispuestos a transigir”, dice el profesor Oliver Stuengel de la Fundaso Cetulio Vargas (FVG). en São Paulo.) Un académico no residente en el Carnegie Endowment for International Relations and International Peace. “Pero no puedo pensar en una forma democrática e inclusiva de hacer esto”, agregó.

El lanzamiento de la vacuna en Chile fue rápido y generalizado.  ¿Por qué van en aumento los casos de Govt-19?

Longcon es un excelente ejemplo de la diversidad de esta asamblea. Ella es una mujer y una tribu: dos grupos que han encontrado nueva influencia en el proceso constitucional. La Conferencia de Chile fue la primera en el mundo en tener igualdad de género (77 miembros mujeres) e incluyó los primeros (17) asientos nominados para delegados indígenas en la historia del país.

Esto incluye activistas ambientales, feministas, miembros de la comunidad LGBTQ + y el pueblo chileno en todo el espectro social. Abogados, politólogos, ingenieros e historiadores convivirán con activistas sociales, amas de casa y conductores de autobuses escolares. La edad promedio de los miembros es 44. Muchos de ellos participaron en las protestas de octubre de 2019.

La actual constitución de Chile fue redactada bajo la influencia del modelo neoliberal del economista Milton Friedman de la Universidad de Chicago. A pesar de las muchas enmiendas, la mayoría de los chilenos ve esto como un mercado muy libre y culpa a las flagrantes desigualdades del país.

Como se indica en él Laboratorio Mundial de Desigualdad, Un centro de investigación centrado en el estudio de la distribución del ingreso y la riqueza en el mundo, Chile es el país más desigual de América Latina, acumulando el 60% del primer 10% del ingreso nacional promedio. Es cierto que la mayoría de los chilenos están cansados. En 2020, “Veinte años de estudio(Veinte años de encuestas de opinión) miden indicadores culturales todos los años desde 2010, mostrando que el 77% de los chilenos cree que hay un “gran conflicto” entre ricos y pobres. En este contexto, muchos ven la nueva constitución como una solución.

Chile se abre a nuevos actores políticos. Nos invitaron a escribir algo diferente “, dijo Lonson.

Thomas Liebe es un politólogo y activista LGBT + de 30 años que fue electo a la legislatura en la ciudad sureña de Puerto Eisen. Es miembro del Partido Socialista y cree que su generación está cambiando la forma de hacer política. La élite dominante que solía tomar más decisiones y defender sus propios intereses económicos está siendo abolida, dice.

“Es la primera vez que la política empresarial se parece al Chile real. Los hombres no hablamos de los temas de las mujeres, no somos individuos que hablamos directamente sobre la diversidad sexual o las necesidades de las comunidades tribales. Hoy están mejor representados”, agrega.

La frustración política es real. Según Encusta Byzantenario, solo el 10% de la población chilena confiaba en el gobierno para 2020, y esta cifra bajó al 1% en lo que respecta al parlamento.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, presenta un documento oficial que invita a los miembros de la Asamblea Nacional a redactar una nueva constitución para la primera sesión el 4 de julio de 2021, en el Palacio Presidencial en La Moneta, Santiago, Chile.

Encontrar consenso

Todavía existe incertidumbre sobre el resultado de este proceso.

La asamblea es significativamente de izquierda y, hasta ahora, los miembros del otro lado del espectro político no han estado en el debate. CNN se puso en contacto con cinco miembros de la coalición de derecha, pero todos se negaron a comentar. Hasta el referéndum de octubre, la mayoría de la coalición había hecho campaña en contra de cambiar la constitución.

Pero no es solo de izquierda a derecha. Muchos legisladores Provienen de grupos formados por movimientos sociales que solo tienen fines electorales; Están lejos de pensar de la misma manera. Incluso dentro de los partidos, no se llegó a un consenso.

“Los diferentes grupos no son coherentes, e incluso cuando miembros de partidos políticos establecidos intentan llegar a acuerdos dentro de su coalición, surgen voces insatisfechas”, dice Patricio Fernández, periodista y escritor de izquierda. En uno de los distritos de Santiago.

Durante el último mes, los bloques casi se han reunido para conocerse. Incluso en esta etapa inicial, cuando los 34 miembros decidieron movilizarse como un grupo conocido como la “Vosseria de los Pueblo” (La Voz del Pueblo), los partidos de ambos lados estuvieron de acuerdo antes de la votación del espectro político, alegando que se habían negado a seguir la reglas de la convención.

Voseria de los Pueblo hizo un llamado a la “soberanía del pueblo” y exigió la liberación de los presos políticos, entre otras cosas, lo que provocó muchas críticas. Sin embargo, su número solo ha crecido y se están sumando 11 bloques.

“Todo este proceso está lleno de matices”, dice Fernández. “No me gusta el tono sectario del comunicado de Voceria de los Pueblos porque tenemos que crear una constitución sin imponer el diálogo, pero cuando se les habla individualmente, son mucho menos serios de lo que parecen”.

Eliza Kustinyanovich, una ingeniera química de 36 años que se define a sí misma como feminista ambiental, es miembro de “Voseria de los Pueblos”. Vive en el suroeste de Chile y estuvo muy activo durante las protestas de 2019. Hizo hincapié en que la declaración no era una señal de una investigación antimonopolio formal sobre las acusaciones, sino más bien una señal de una investigación antimonopolio formal sobre las acusaciones.

“Nos llamaron a todos: fanáticos, antidemocráticos, golpes de Estado. Esto es horrible”, dice.

El presidente de Chile elogia la victoria de la democracia '  Porque el electorado está retirando la constitución del período dictatorial

Las próximas semanas serán cruciales para ver si los legisladores están realmente abiertos al diálogo. Los conservadores temen que, como ha sucedido en Bolivia y Venezuela, el proceso constitucional vacile en un camino populista para fortalecer el poder ejecutivo de un líder. Pero los expertos dicen que eso no es posible; Claudia Hayes, Doctora en Ciencias Políticas y “¿O por qué necesitamos una nueva constución?” Autor del libro. (¿Por qué necesitamos una nueva constitución?), Lo cual no se considera una posibilidad.

“Vemos un trastorno social en Chile y una respuesta institucional a sus demandas. En América Latina es un proceso sin precedentes que comienza como una revolución y se convierte en una conferencia con obligaciones limitadas”, dice.

Los números por sí solos pueden obligar a los diferentes partidos políticos a llegar a un consenso porque no tienen la mayoría de dos tercios necesaria para aprobar un proyecto de ley o el veto de un tercio. Además, existen razones comunes para trabajar: la mayoría de los electores han mostrado una disposición a alejarse de las políticas públicas basadas en el libre mercado en áreas como salud, educación y jubilación.

Quizás lo más importante es que si la conferencia logra redactar una constitución que satisfaga las necesidades de los chilenos modernos, también podría tener un gran impacto en otras partes de América Latina.

“La región ahora es difícil. Hay un ciclo interminable de inestabilidad, descontento popular, manifestaciones y el surgimiento de nuevos líderes que proponen cambios, y luego decepcionantes”, dice Stuenkel.

“Si Chile se desempeña mejor, sentará un precedente para que otros lo sigan”.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Somos Melipilla